728 x 90

Las mujeres mueren más que los hombres por enfermedades cardiovasculares

  • 17/07/19
img

La enfermera y doctora en Ciencias de la Salud, Ana Rosa Alconero, codirigió un curso en Laredo de la Universidad de Cantabria sobre Alteraciones Cardiovasculares

 

 

“El grupo de enfermedades del sistema circulatorio se mantuvo como la primera causa de muerte en 2017 (con 263,2 fallecidos por cada 100.000 habitantes), seguida de los tumores y de las enfermedades del sistema respiratorio. Por otra parte, las enfermedades cardiovasculares fueron la primera causa de mortalidad femenina (279,7 muertes por cada 100.000) y la segunda entre los varones (246,1). Los fallecimientos por estas causas aumentaron un 2,8% en las mujeres y un 1,6% en los hombres. Es decir, la primera causa de mortalidad son las enfermedades cardiovasculares y son las mujeres las que se mueren más que los hombres”. La enfermera, doctora en Ciencias de la Salud y profesora de la Universidad de Cantabria, Ana Rosa Colmenero,  ha expuesto estos y otros datos en el curso sobre alteraciones Cardiovasculares de la UC  que se ha celebrado en  Laredo  y  que  codirige  como experta en estas patologías.

Un encuentro que también ha arrojado indicadores sobre el riesgo de infartos en las mujeres después de la menopausia, que se iguala al de los hombres porque “las hormonas sexuales tienen un claro efecto protector sobre las enfermedades cardiovasculares, pero a partir de la menopausia los riesgos se incrementan considerablemente. A partir de 5-10 años después de que la producción de la hormona femenina estrógeno disminuye de forma significativa, los diferentes factores de riesgo cardiovasculares son iguales, incluso mayores, que en el hombre”.

Y con respecto a la prevención, Ana Rosa Alconero asegura que “muchas mujeres desconocen el riesgo real que supone la enfermedad coronaria, y como consecuencia, no se realizan las medidas preventivas adecuadas y por otra el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular puede disminuirse modificando los factores de riesgo. Según Fuster se sabe que el 90% de las enfermedades cardiovasculares se deben a los factores de riesgo cardiovascular como el tabaquismo, falta de ejercicio físico, tensión arterial alta, azúcar en sangre elevado, colesterol alto, dieta y sobrepeso u obesidad. Por esto, se tienen identificados los objetivos donde se debe actuar en salud pública, y a pesar de ello las tasas de estos factores continúan”.  Alconero añade que otro aspecto importante estaría en la información, llevando a cabo intervenciones con el fin de prevenir la aparición de esta enfermedad, conociendo los posibles síntomas de un infarto de miocardio y  enfermedad cerebral.

Y en este sentido, habla del papel de las enfermeras en las enfermedades cardiovasculares explicando que  “un pilar fundamental es la prevención de las enfermedades del corazón, mediante la educación sanitaria a la población, sensibilizando, informando, concienciando a mujeres y hombres de su capacidad para prevenirlas a través del conocimiento y control de los factores de riesgo. Aunque es una labor de todos los profesionales sanitarios, la Enfermería tiene un enorme potencial de conocimientos sobre los programas de educación sanitaria y además está en contacto continuo con los pacientes y personas sanas por lo que es vital su intervención en los programas de salud”.